La Inverosímil Historia del Cono Sur

 


EDICIÓN MATETE


P R E S E N T E



La Inverosímil Historia del Cono Sur


por el Lic. Grl. Flock el Jilguero

Dr. Honoris Causas de la Universidad de los Ranqueles






INTRODUCCION


FORMACIÓN DEL CONO SUR

- o con los dioses siempre es un quilombo -



Hace mucho tiempo, como 100.000 años ante de nuestro amigo Jesús Cristo, no había la Cordillera de los Andes. Justo una gran pampa y un gran charco.

No había nadie en la pampa, tampoco en el mar... pero el subsuelo era ocupado.

Era ocupado entre otro por un pibe que se llamaba Hujo Pacha. Cuentan que un día este Hujo Pacha, que quiera ver al planta encima, comenzó a empujar la Pacha Mamá de su espalda, la cual, por capas sucesivas se puso a engordar, llevando sobre ella una parte del El Charco. Destacamos que a ella no se lo vio mal a acercase de Don Hanap Pacha,

lo que vivía en el piso de las estrellas.

Pues de tanto subir, siempre seguir subiendo hasta acercándose peligrosamente

al Don Hanap Pacha - al El Charco, le llego el soroche, y como en aquel tiempo todavía no había la coca que masticar, el charco que tanto le dolía la cabeza, él que no tomaba más que agua, ¡el colmo! se daba vuelta en su lecho provocando grandes olas.

Pacha Mamá, en el mismo lecho, se molestó tanto que primo y prima pelearon.

Hujo Pacha, que seguía empujando, completamente ebrio con el pisco, que la escena de arriba molestaba demasiado, se puso a gritar, a escupir el fuego del alcohol y a vomitar tanto que al final, aprovechando el jaleo y las sacudidas que fueron provocadas,

El Charco se lió el petate hacia el sur dejando la meseta a seco, salvo una parte que hoy es el lago Titicaca, del cual los chorros de Hujo Pacha acumulándose prohibían escapar.

Desde entonces, Pacha Mamá (sigue esperando que el otro allá arriba, le Hanap Pacha,

se manifieste, pero según nosotros está a los abonados ausentes), por economía de agua, se negaba a dejar crecer otra cosa que una hierba amarilla llamada “Paja Brava” que sirve de comida a los llamas, alpacas y vicuñas, en más de material para los techos de las casas en adobe. También dejó crecer un arbolito nombrado “Thola” y un musgo verde llamaba “Yareta” con mucho poder calórico, el cual los hombres del siglo XX utilizaron como combustibles para las calderas de las locomotoras que cruzaban el Altiplano…

et muchas variedades de quinua.  

Retirándose el agua dejo grandes salinas como la de Uyumi y numerosos huellas de “bórax” en las lagunas y en la cima de las montañas, dando así varias tintas debido a las mezclas entre arcilla y minerales.




Capitulo I


LOS PRIMEROS HOMBRES DEL CONO SUR

- o la colocación de la pantufla en la historia humana  -



Los primeros humanos a poner el pie en el agua del gran Charco del Altiplano -

en lengua vernaculaire SEÑORIOS AYMARAS, Los UROS - eran en su origen PATAGONES - "hombres a largos pies u hombres a cabezas de perro".

De cultura pre-cerámica, ellos llegaran hacia los 8000 años antes Jesús Cristo, así pues son anteriores a las culturas pre-colombianas - (Chiripa/Tiwanaku Aldeano/Wankarani).

Asta hoy en día este pueblo no ha sido estudiado con atención, entonces es un scoop.


Viniendo del sur del continente, tenían un origine Bóers (Sur-Africa).

Parecería que hubieran cruzada o rodeada el Antártico y después subieron el continente americano-sur hasta las limitas septentrionales del Charco.

De lo que tenemos por certeza, es su particularísimo plantar. En efecto, tenían los pies largos (pata-gons). Esa característica genética resultó por las inmensas distancias recorridas sobre suelos inestables. En más llevaran un tipo de pantufla en plumas de pájaros (tradición que se ha encontrado ya igualmente en el gran norte siberiano).

Esas "pantuflas" les permitieron, en cortos distancias y con cierta velocidad a andar

en el agua.


En la época de la presencia de los Patagones en el Charco, Pacha Mama y El Mar

su primo, todavía no se peleaban. Había todo este espacio entre las dos cordilleras oriental y occidental lleno de agua y sembrada de islas. Un rico vivier de peces y caza se los había regalado por poco esfuerzos.

Pero el más sorprendido, lo que les llegaron a volverse a sedentario en el Charco, es la presencia de una planta, única, la cual satisfacía a todos sus necesidades.

Esta planta llamaba TOTORA se parece a un puerro gigante.

Ésta crece sobre los altos fondos y se presenta en largos pastos flotantes. La parte blanca enraizada en el jarrón es comestible. El agua dulce estaba salada a 3 %, ella tiene un aporte en iodo nada despreciable. La otra parte de la Totora servía en combustible y material de construcción; casas, botes, objetos usuales y... sus islas flotantes.

En efecto, este pueblo epicúreo antes la hora sabía poner la coma antes del punto.

Deslindándose en sus pueblecitos flotantes por los apacibles corrientes del Charco, preservando así sus "jardines", incluso satisfacían su ancestral costumbre a la peregrinación... por el cabotaje.

Sus largos pies les permitían visitarse de una isla-pueblo a otra.

Hay que destacar aquí, como lo hace notar L.Sotomayor en su obra "La instabilidad genética intemporal - en el capitulo: el caso Patagón" - ... que esta característica plantar desapareció a igual rapidez que su aparición ya que este extraño excepcional autorizada por la Natura, no hubo lugar que perdurar (sic).

No obstante hay que tener en cuenta que acá cubrimos largos periodos de tiempo.


Así pues tenemos un apacible pueblo viviendo de manera apacible: amando, cazando y pescando, con fiestas de fin semanas acompañadas de largos tragos de "chicha" (bebida fermentada elaborada a partir de Totora roja), fumando largas pipas rellenas de hojas de Totora. Destacamos que el clima de aquella época era mucho más suave que las medias actuales pero era frecuente que violentas tormentas se declararan en los cambios de estaciones.

Pueblo analfabeto, no dejaron ninguna huella escrita de su entonces vida cotidiana.

Sin embargo según nos han comentado algunos Uros habitantes de Puno sus antepasados eran muy hábiles en escupir produciendo rondas en el agua. Se consagraban a eso, no en una relación lúdica y desternillante, más bien como el ejercicio y la elaboración cotidiana de una cosmogónica muy compleja, sobre la cual lamentablemente tenemos muy pocos elementos. Aquel aspecto de su cultura merecería un estudio privilegiando, un acercamiento hermenéutico heideggerieno con un recortado fenómenologico /cognitivista, de este pueblo misterioso y débil a  nuestros ojos.


Cuando Pacha Mama y El Mar se pelearon y este último salió pintándola a seco, ea bien, la mayoría de nuestros Uros se encontraron llevados al nivel "0" después de una bajada heroica (clase VII+) donde perdieron algunas plumas que se les quedaban todavía en los pies y, arrastrados por la fuerza inconmensurable de la corriente, retomaron su aliento,

si se puede decir..... en la Micronesia.

De los que se quedaron en el Charco - entonces reducido al tamaño del lago Titicaca -

se reagruparon viviendo a distancia de los nuevos grupos de humanos que llegaban del norte. Estos últimos fueron instalándose en grutas, y a continuación se metieron poco a poca en la cría - lama, alpaca - y a la agricultura - quinua, maca etc... Llevaron igualmente con ellos el conocimiento de la cerámica (culturas Tiwanaku, Chiripa, Mollo).

Hay que descartar que aquellas culturas pre-colombianas eran muy idiosincratisadas y por esta razón, obviamente expansivas.

Por lo que se les estaban pasando a nos ex-Patagones derivando en el archipiélago indonesia y hasta Tasmanía, es notable por supuesto que habían sobrevivido,

pero también, y eso me lleva a matizar la teoría de L.Sotomayor, por el hecho que estas sorprendidas características plantares no habían desaparecidas por completo.


Encontré en una obra español datado del siglo XVI, un relato bien extraño...





Capitulo II


RELATO TESTIMONIO

- o como se prueba que no solamente la tierra era ronda -



Escrito por Al Hassan ibn Muhammad al Wazzan az Zayyati al Fasi (que ha llegado a ser Juan-Léon de Medicis) - fragmento sacado de su obra : Historia verdadera de las cosas de las islas del mar del Gran Sur, 14a,b,c, Historia 89. Lisboa 1550.


_____________________________



- "....aquel indígena era de las islas Flores (Indonesia N.T). Manejando el arte y la ciencia de la navegación y buen cosmógrafo él fue encargado por los portugués para sus conocimientos de los altos-fundos del archipiélago. A partir de 1454 se ha vuelto "piloto mayor" a bordo de las primeras carracas y galeones de su majestad AlfonsoV el Africano, a destinación del Imperio. Se radicó en Lisboa en 1466 donde pronto se señaló por sus talentos pluridisciplinares. Introdujo a Portugal las primicias de un arte ornamental que debiese desarrollarse bajo el reinado de Juan II y conocer su apoteosis con el reinado de Manuel I. llamada el Afortunado; el Arte Manuelino.

Ese hombre, pequeño y achaparrado tenía pies de largo tamaño - de un codera. Por lo demás su fealdad no desagradecía a las mujeres. Se llamaba Picazzo.

Por su malograr se encontró con un sujeto de la Corona de España, Isabela de la Pastilla la cual sentía una grande fervor a la frecuentación de los tranvías de Lisboa (fervor dudoso respeto a los preceptos de la Santa Inquisición), entonces sola ciudad del Imperio a poseer unos.

Fue durante una de esas felicidades, en un tranvía en ruptura de freno, que Isabela de la Pastilla y este Picazzo se prendaron brevemente. El pobre se la han dado gato por un liebre y murió de golpe. Isabela d.l.P. trajo al mundo dos bastardos el 12 de enero del año 1471. En recuerdo al estado de gracia "tranvíal" ella le dio el nombre del padre al hijo y la contracción a su hija, luego se murió poco después de sus parto.

Como ella tenía un pelo en la lengua el nombre del varón fue entendido como Pizazzo y el de la mina como Pizza. Ya que eran de sangre noble, se les fueron colocados en tutela. El pequeño Pizazzo en la familia Balboa donde su nombre corregido se cambió en  Francisco Pizarro. Tuvo un gran destino pero no fue amado. Su hermana Margherita Pisa, que guardó su sobrenombre de Pizza toda su vida, lo fue ella para siempre. Reina amada de su pueblo... en el país de la Bota, y más allá..."


__________________________________


Así es de la vida como de los corrientes; hay de apacibles, hay de violentos. Hay días con y días sin.



Arequipa, enero de 2004.                                                                © Grl.Flock para entre2Artes 2006

 
Menú Cast.
Menú Cast.

©entre2Artes  2009